Noticias

Ver todas

Cr. Walter Cardozo. “Imaginación y habilidad del equipo de la IRN han posibilitado el financiamiento necesario para desarrollar líneas de trabajo”

6 junio, 2018

El funcionamiento de la Intendencia, sus financiamientos, el proceso de obras del Fideicomiso, y el origen de los recursos genuinos  y los fondos externos que posibilitan llevar adelante la obra municipal, fueron analizados por el Director de Hacienda de la Intendencia de Río Negro (IRN), Cr. Walter Cardozo.

“Hay un conjunto de componentes  que nos han llevado  a que, con imaginación y habilidad del equipo, hayamos podido acceder a fondos de financiamiento externo de origen nacional que permiten desarrollar líneas de trabajo” comenzó afirmando  Cardozo. Asimismo consignó que, de todas maneras, “siempre hay recursos propios por la sencilla razón de que todos los planes de financiamiento nacionales tiene una contrapartida departamental y, por lo tanto, cada obra que se desarrolla  con fondos predominantemente de origen nacional  tienen su contraparte del Gobierno Departamental”.

El jerarca sostiene que “ni en esta ni en ninguna intendencia del país  existe la posibilidad  de ser autosuficiente  y prescindir de las partidas del Gobierno Nacional”, y explica que la IRN tiene un financiamiento que depende en un 50% del Gobierno Nacional y otro 50% de recursos propios y afirma que esa relación ha ido creciendo en los últimos períodos en favor del ejecutivo nacional. Esto sucede así en razón de que las fuentes de financiamiento propias (Contribución Inmobiliaria, Rural y patentes de Rodados) tienen un techo. Estas circunstancias obligan a que la única posibilidad  que tiene la IRN de funcionar adecuadamente pase por los aportes  que el Estado realiza. Sin embargo, Cardozo aclara que estos “no son ningún regalo sino que son la devolución a cada departamento de una parte de los tributos nacionales que se recaudan  cuando, por ejemplo, un vecino va  al supermercado, compra algo y paga IVA. Lo mismo sucede con los pagos por concepto de IRAE que hacen las empresas: toda esa tributación de carácter nacional vuelve como aporte del Gobierno a los departamentos y eso complementa el financiamiento de las intendencias”, expresó.

Si hay algún proyecto de obra transparente y seguro, ese es el fideicomiso

Cardozo realiza la precedente afirmación y explica que “los fondos que están aprobados y a los que se pueden acceder implican una tramitación que si no se hace no se puede acceder”. Como ejemplo dice que no se pueden utilizar fondos para una obra que no esté aprobada y las partidas se liberan contra facturas que acrediten cada gasto: “si yo quisiera readecuar los montos y decir: voy a gastar menos en el relleno sanitario y voy a gastar más en el anfiteatro de Young, no lo puedo hacer porque implicaría una reforma de esta herramienta de financiamiento”. Así se han ido ejecutando todas las obras relativas al Fideicomiso con los fondos dispuestos para cada una de ellas más algunos aportes de la IRN “porque la presupuestación original de algunos proyectos no ha sido suficiente y se ha tenido que fortalecer con recursos propios para llegar a concretar las obras”. El jerarca considera que alguna  obras no fueron proyectadas con la debida exactitud desde el punto de vista de la financiación: “yo para tener exactitud de cuánto me va a costar determinada obra debería llegar hasta el proyecto ejecutivo, y a ese nivel nunca se llegó”. “A lo que se llegó, fue a determinar montos para alguna obra mediante lo que llamamos presupuesto de oficina (una presupuestación estimada en función de las características de la obra, sus dimensiones y el sistema constructivo), en función de esto se reservó un conjunto de recursos y estos fueron los que quedaron asignados a cada proyecto”, ilustró. Esto logró ser eficiente en algunos casos y, en otros, hubo que realizar correcciones. A raíz de estos imponderables, el proyecto de construcción del Relleno Sanitario fue reelaborado y se logró que se planifique su construcción en un plazo más breve, pero su  operación tendrá un horizonte menor a los 10 años de operación proyectados y esto obligará a tener que procurar más fondos en el futuro.

Finalmente, Cardozo se refirió al pago a los proveedores, con quienes, afirmó, la IRN está al día, y aclaró que quedan algunos de ellos que entienden que la Intendencia  les adeudaba del período anterior pero que no se pudo demostrar, mediante trámite administrativo, la existencia de esa deuda, y “por una cuestión de responsabilidad, esta administración no ha hecho frente a esas deudas porque no hay prueba documental que así lo avale.”