Noticias

Ver todas

Las Cañas recuperó la gente…

enero 23, 2017

La instrumentación y fortalecimiento de todo el sistema turístico, acorde a las políticas departamentales, devolvieron adeptos uruguayos y argentinos al principal Balneario de “agua dulce” que tiene el País.

“Es una locura” repitieron varios operadores de Las Cañas. 400 campamentos, alquileres con porcentajes cercanos al 100%, casas de diversa propuesta gastronómica repletas, paseo de los artesanos, todo funciona, todo se consume.

La identidad de playa extensa y segura, sombras de una vegetación autóctona envidiable, un fin de semana generoso en el clima, y el atractivo de las actividades propuestas marca un crecimiento continuo de gente.

Sábado y domingo, desde muy temprano a la mañana, la playa y los fogones encendidos en la zona de camping, mostraron una rica conjunción de descanso y placer.
Otra vez se vuelve a “disfrutar el verano”..

Cuando se fue el sol y se posó la luna…
La zona de los quinchos fue preparada como escenario de la actividad artística de la noche.

Cómodo lugar, con escenario e iluminación acorde. Y la particularidad de que se ofrecieron dos presentaciones musicales-distintas- que habían quedado pendientes de la jornada trunca de las “Romerías en el Anglo”.

Pasadas las 21:30 empezó a sonar B10, músicos y voces de Fray Bentos, banda que se termina de conformar en el marco del Proyecto Centro Audiovisual de Casa de las Artes. Aquella idea surgió por iniciativa de Mauricio Betancourt- hoy a cargo de la Administración del Balneario- y que se plasmó en realidad por gestión de la Dirección de Promoción y Desarrollo Humano. La tarea la sigue desarrollando Alberto Emens, que justamente subió con los jóvenes de B10, que durante 40 minutos entusiasmaron al público con variado repertorio.

Y luego el momento esperado con “La Inbailable” Cumbia Orquesta. Una agrupación musical formada por algunos estudiantes de Música, dueños de un particular estilo, que rememora cumbias, gaitas, guarangas, salsa, y otros estilos, con fuerte ascendencia de la música colombiana, pero agregando-también- cumbias de otras latitudes, que han sido conocidas aquí en Uruguay. Ayer nos dijeron que “tenemos como premisa divertir al público con ritmos pegadizos que invitan a moverse desde el primer acorde, desde el comienzo la idea fue hacer música para bailar”.

“El estilo musical nuestro lo podríamos definir como una orquesta de cumbias típicas colombianas, más que nada gaitas y algún porro”.

Y realmente cautivó al público, que hasta se animó y salió a bailar reiteradamente, y terminó “agitando” con los notables músicos y cantantes de una orquesta que al decir del público fue “algo distinto, novedoso, que no siempre se ve y se escucha”.