Noticias

Ver todas

Levratto: “El Fideicomiso de Obras fue un proceso constructivo político de todos los actores que lo suscribieron”

agosto 12, 2019

El Secretario General de la Intendencia de Río Negro, Guillermo Levratto, aseveró que los US$ 390.000 previstos en el Fideicomiso de Obras para la intervención del arroyo La Esmeralda están explícitamente destinados a “cubrir necesidades de consultoría” y explicó cómo surgió este proyecto y otros que en el marco del Fideicomiso de obras fueron seleccionados y aprobados por los tres partidos políticos con representación en la Junta Departamental de Río Negro (JDRN). El Fideicomiso de Obras fue propuesto por OPP (Oficina de Planeamiento y Presupuesto de Presidencia de la República) en el año 2014 para financiar obras por un total de US$ 11.000.000, por lo que Levratto sostiene que “es una falacia decir que estaban en caja y que nos lo dejaron”.

El jerarca relató que en junio del 2014 la Junta Departamental votó la realización de una serie de obras por un total de algo más de US$ 8.000.000. Se trata de una especie de préstamo que será pagado por tres Administraciones consecutivas (comenzando por la actual) que, en un marco de políticas de Estado departamental, las irá ejecutando. A propuesta del Frente Amplio se propuso incluir en la selección a todos los partidos políticos con representación en la JDRN para proponer y seleccionar las obras. En este marco se propuso sumar algunas obras más (entre ellas el anfiteatro de Young y el Análisis de la Cuenca del arroyo La Esmeralda) con lo que el crédito inicial fue ampliado a algo más de US$11.000.000. En opinión de Levratto la génesis del Fideicomiso “fue un proceso constructivo político de todos los actores” involucrados en la dinámica política de la época.

En este sentido, y particularmente para las obras del arroyo La Esmeralda, se destinaron US$ 390.000. Sin embrago, no había proyecto Ejecutivo ”para tales fines “ni indicación de qué hacer”. Si se sabía cuál era la afectación…el problema social que trae aparejado la inundación de la cuenca”. El jerarca enfatizó que el proyecto Nº 12 del Fideicomiso “dice claramente en el texto del contrato que firmamos en el marco del Fideicomiso: para cubrir necesidades de consultoría” Esto supone que la IRN, al carecer de un equipo especializado en la materia, debería llamar a licitación a empresas entendidas en la materia.

A partir de dicho análisis “la IRN tiene, sea cual sea la Administración de turno, un plan marcado en etapas acerca de cuáles son las grandes intervenciones”. El arquitecto sostiene que lo limitado del monto y el hecho de no existir proyecto no dejaban otro margen que el de empezar por hacer una consultoría que asegurara cuáles eran las obras necesarias para solucionar el problema.

La consultoría (o análisis de cuenca) arrojó la necesidad de una serie de intervenciones por un monto de alrededor de US$ 5.000.000. La IRN, basada en las causas que originan el problema, elaboró un proyecto que redujo el monto inicial y lo colocó en los US$ 4.000.000.y que, realizándose en diferentes etapas, está constituido por diversos hitos: Laminación en las inmediaciones de calles Rivera y Zapicán, obra ya en ejecución por un valor de US$ 311.000 (“cuando el cauce se ve desbordado por grandes precipitaciones durante mucho tiempo, en esta intersección empieza a volcar agua a la laguna de laminación, que trabaja como un gran estanque que va sacando agua para que, cuenca abajo, la gente no se inunde. Una vez que pararon las precipitaciones se empieza a verter agua al canal de forma pausada”). El hito N° 2 implica la construcción de un Bypass (el de la cañada Tulipán) que es una obra que va por Cardal y baja continuando por Ibirapitá, hasta el área de Lotes Con Servicio, un entubado que va a través de las calles que capta esa agua de una parte alta y la conecta directamente con la parte baja en calle Lawry (esta obra, cuyo costo ronda los US$ 880.000, será postulada para ser financiada a través del Programa de Gestión Subnacional PDGS). El hito N° 3 significa un desvío y ensanchamiento de la canalización y la construcción de un parque urbano sobre la parte baja de la cuenca, entre calles Oribe y Lawry, lindante con los Lotes Con Servicio (la obra sería financiada a través de fondos binacionales creados para atender las consecuencias del cambio climático, los que aportarían unos US$ 500.000).

El hito N° 4 (ensanche del canal en los sectores que van desde calle Rivera hasta Oribe) aún no se ha logrado resolver en función de que supone la parte más costosa de la obra y porque implica problemas dominiales puesto que atraviesa a varios padrones, los que para intervenirlos tiene el problema de que no se puede acreditar que todos los que residen en los mismos sean sus dueños, situación que inhibe al Estado u organismos financieros no pueden invertir en donde la situación dominial no está resuelta.

Levratto reflexionó que seguramente estas obras no serán consumadas en este período pero expresó su convicción de que, trabajando en clave de políticas de Estado Departamental, las mismas son necesarias para minimizar el impacto del paso del cauce por las manzanas implicadas.