Noticias

Ver todas

Teatro Young: costos para su uso

19 agosto, 2016

La Directora de Cultura de la IRN, Estela Golovchenko compareció esta mañana en Visión FM (Programa Visión Temprana), donde se refirió, entre otros temas, a las distintas modalidades de pago para el uso del Teatro Miguel Young. “Se trata de generar espacio para todos, en los términos más equitativos posibles”, manifestó, para luego agregar que, en los casos en que el que hace uso del teatro cuenta con la suficiente solvencia económica, “que pague”.

Golovchenko explicó, en primer lugar, que para el caso de que una empresa particular contrate la sala para usufructo propio, debe abonar el equivalente a 20 UR.

Otra modalidad, es la que reparte la recaudación en 70 % para el organizador del espectáculo y 30 % para la Intendencia, porcentaje que se deduce luego de restar los costos derivados del pago de AGADU. Esta modalidad es aplicada, sobre todo a particulares, teniendo en cuenta los riesgos de posibles pérdidas, para lo que la IRN establece una especie de asociación, en beneficio de la promoción cultural que el evento implica.

La Jerarca explicó que los costos de mantenimiento y funcionamiento del Teatro son muy onerosos y que, en la mayoría de los casos, el porcentaje percibido por la IRN no los cubre.

El protocolo establece que cuando el evento se realiza con fines benéficos, la Intendencia sólo percibe el 15% del borderó. Golovchenko puso el ejemplo del espectáculo que organizara recientemente el Club de Leones (Show de Stand up de Maximiliano De La Cruz), donde, mediante esta modalidad, el Organizador recaudó $ 42.520 luego de abonar el 15 %, equivalente a $ 7.500.

De todas maneras, hay particularidades a atender. Cuando se cursa la solicitud para uso del teatro, la dirección de Cultura debe hacer una evaluación, teniendo en cuenta diversos detalles tales como, por ejemplo, la promoción de artistas locales, lo que, en función de los lineamientos de la política cultural proyectada, puede establecer excepciones.

En igual sentido, puede llegar a disponerse gratuitamente de la sala, cuando la envergadura cultural, social, o técnica del evento lo amerite, o en el caso en que el mismo produzca otro tipo de beneficios para el Departamento como, por ejemplo, el turístico.