Noticias

Ver todas

Controles e Inspecciones de productos alimenticios que se realizan

20 abril, 2017

Protocolos para salvaguardar la salud del consumidor.
La Directora de Higiene y Bromatología de la Intendencia de Río Negro (IRN), Sylvia Ibarguren se refirió a los diferentes controles que la IRN hace sobre los alimentos que ingresan y se comercializan en el departamento, al trabajo que se realiza con los comerciantes cuyos rubros giran en torno a la gastronomía, y explicó en que consiste el nuevo protocolo de cobro de la Tasa bromatológica.

Ibarguren manifestó que los controles comienzan a través de la caseta bromatológica, ubicada en ruta 2 a la altura de Paraje Peyrelongue, donde principalmente se chequea que coincida el “manifiesto de carga” con lo que el vehículo transporta, se verifica que el transporte tenga su correspondiente habilitación bromatológica del departamento en el que esté empadronado, se examina si quienes transportan el alimento tienen carnet de salud vigente y el homólogo para manipulación de alimentos. De acuerdo al tipo de alimento, se establecen otros controles como son los concernientes al mantenimiento de la cadena de frio, etc.

Con respecto a la Tasa bromatológica, la Jerarca señaló que éste es un concepto más amplio y que incluye componentes tales como: registro, habilitación, control, y análisis. Con respecto al último ítem descripto, Ibarguren dijo que éste se hace cuando el alimento es pasible de contener cierto riesgo o ante la presunción de que éste tenga algún problema. En cuanto a cómo se establece la cuantificación de su tarifa, la funcionaria aclaró que se cobra por acto inspectivo y no en función de los quilos que se transporten, y que el costo es de 1 UR.

De todas maneras, Ibarguren aseguró que los controles de mercadería en los propios comercios, son los actos que su cartera realiza con mayor frecuencia, dada la importancia que adquiere su contacto con el consumidor final y la consiguiente potenciación de los riesgos.

En lo concerniente al control de los llamados rubros de riesgo, tales como carnicerías, rotiserías, restoranes, y otros expendios similares, sostuvo que se realizan controles de productos pero aclaró que se hace más hincapié en chequear las condiciones del ambiente: verificación de cadena de frio y análisis microbiológicos. En este sentido, la Jerarca expresó que si bien se aplica el rigor de la reglamentación cuando las circunstancias así lo exigen, prefiere educar en el tema y que de esta forma se ha venido trabajando con satisfactorios resultados.

Paralelamente al trabajo específico de contralor, se procura crear conciencia de sobre los aspectos que hacen a la calidad del producto elaborado en función de la salud del consumidor. En este sentido, la IRN ha facilitado la implementación de cursos que promuevan las buenas prácticas en la materia

Finalmente, Ibarguren manifestó que en este aspecto hay mucho para hacer y que lo importante es que se ha comenzado el proceso, pues no se pueden pretender cambios de un día para el otro, máxime cuando se trata de un área donde, desde su criterio técnico, los controles que se hacían no eran suficientes o eran prácticamente nulos, como sucedía en la planta urbana.