Noticias

Ver todas

Hacia un Acuerdo Departamental por el Empleo y la Formación Profesional en Río Negro

30 mayo, 2016

Seminario Taller Lanzamiento: “Desarrollo Como Marco Para la Generación de Trabajo Decente Y Cultura Del Trabajo”

Total éxito la convocatoria hacia un acuerdo departamental por el empleo. Un proyecto que data de algunos meses, trabajo conjunto de Intendencia de Río Negro con MTSS, DINAE, INEFOP, y con fuerte apoyo de Presidencia a través de OPP, y la OIT.

Buena repuesta de invitados como ACIRN, PIT CNT, empresarios y organizaciones que se sumaron con mucho interés a la propuesta y proyecto que pretende consolidar el proceso de desarrollo económico y social en Río Negro y encontrar mejores oportunidades de acceder a trabajos decentes para los habitantes de este territorio.

La “Apertura” el viernes anterior en el Club Unión Oriental fue a cargo de Oscar Terzaghi, Intendente de Río Negro, Eduardo Pereyra, Director Nacional de Empleo/MTSS – INEFOP, y Enrique Deibe, Director de OIT/Cinterfor.

Luego la Agenda fue desarrollada con estos temas: Prioridades estratégicas para el desarrollo del departamento. Jorge Firpo, Director General de Desarrollo y Descentralización de la Intendencia de Río Negro, y Sra. Alejandra González, referente regional Uruguay Más Cerca de OPP.

Encuadre institucional del proceso de diálogo. Gabriela Rodríguez, Asesora de Dirección DINAE/MTSS – Sra. Silvia García, Directora de Empleo/INEFOP.

Mesa de comentarios de los actores sociales. Representantes de la Asociación Comercial e Industrial de Río Negro, Gonzalo Pessi, y representantes del PIT-CNT Pablo Enciso y Ramona Centurión.

Desarrollo local, desafíos y potencialidades para Río Negro. Alberto Massini, director de Desarrollo Económico y Social/ INACOOOP

Y luego el primer Taller: Desarrollo como marco para la generación de Trabajo Decente y Cultura del Trabajo. Allí se hizo una presentación disparadora para una instancia de discusión, trabajando como facilitadores el MTSS e INEFOP.

Y fue el momento donde los participantes realizaran una serie de valiosos aportes, preguntas, dudas y se visualizó la continuidad que va a tener el tema en talleres previstos que van a continuar el 8 y 9 de junio en Fray Bentos y Young.


Algunos Objetivos y Fundamentos para el proceso por el trabajo en nuestro departamento

Una segunda consideración se apoya en el convencimiento de que para que tales avances se concreten no alcanza sólo con la iniciativa gubernamental, sea esta nacional o departamental. Solamente mediante la participación de todos los actores relevantes del territorio, y muy especialmente de aquellos más vinculados al mercado de trabajo –trabajadores y empresas, a través de sus organizaciones- en procesos de genuino diálogo social, es posible lograr tanto la consideración de los diversos intereses y puntos de vista, como su fundamental aporte a la concreción de los acuerdos que sea posible alcanzar.

 Existen múltiples antecedentes tanto a nivel nacional como internacional que demuestran los beneficios que la herramienta del diálogo social aporta a la mejora de las políticas públicas aplicadas, entre otros campos, al mercado de trabajo. También su utilidad ha quedado demostrada en el establecimiento y profundización de esquemas de cooperación entre Estado, sector privado, y sociedad civil.

Río Negro presenta un perfil económico productivo particular para la interna nacional. Denota una diversificación productiva de mayor profundidad y complejidad que la mayoría de los departamentos del interior. Dicha diversificación productiva queda ilustrada en un gran peso del sector industrial centrada en grandes empresas y vinculado al sector primario del departamento; un sector ganadero agrícola dinamizado por la innovación técnica; y un pujante sector turístico, donde la declaración del Paisaje Industrial Fray Bentos como Patrimonio Histórico Cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO se perfila como un hito fundamental a su futuro desarrollo. Asimismo, la instalación de un Instituto Tecnológico Regional en Fray Bentos presenta como posibilidad un escenario futuro de transformación de la ciudad en un polo de innovación técnica y tecnológica tanto a nivel regional como nacional. Al mismo tiempo, la aprobación del proyecto de dragado del Río Uruguay a 25 pies de profundidad genera expectativas en la reactivación y aumento de competitividad del puerto de Fray Bentos; cuestión considerada de necesidad frente el crecimiento del sector forestal y agroindustrial, y que permitirá el desarrollo de múltiples potencialidades del departamento a futuro. Esta diversidad productiva encuentra su correlato en la estructura social de Río Negro. Las diferencias territoriales, económicas y sociales delinean diferentes realidades a la interna del departamento, teniendo como una de las consecuencias visibles, los desafíos en torno al acceso al empleo de calidad, siendo disímil para los diferentes grupos que hacen al entramado social.

 En este panorama general – diferenciándose también según el territorio y las actividades económicas particulares- parecen ser las mujeres y los jóvenes quienes presentan las mayores dificultades de acceso al empleo, lo cual posee consecuencias fuertemente determinantes en sus trayectorias vitales, y su desempeño como ciudadanos partícipes y activos de la vida social. Asimismo, si bien existen diferencias entre los distintos sectores productivos, tanto los que no pueden acceder a un empleo como los trabajadores que se encuentran en actividad registran bajos niveles educativos en general, teniendo efectos claros en la posibilidad de crecimiento de los trabajadores, de acceso a mejores salarios y condiciones de trabajo. Esto representa un múltiple desafío: para que la diversificación productiva del departamento se encauce en un desarrollo sostenible a largo plazo y conlleve una mejora de los niveles de bienestar de la población, se deberá: contar con trabajadores formados para cada actividad productiva, de forma de aumentar la productividad y por tanto la competitividad departamental; promover el acceso y la mejora de los puestos de trabajo que permita el desarrollo pleno de los individuos; y finalmente, fortalecer las capacidades empresariales tanto de unidades micro como de pequeño y mediano porte, así como las asociativas y provenientes de la economía social. Es entonces una estrategia irrenunciable trabajar con todos los actores sociales, y el diálogo social se convierte en la herramienta indispensable para llegar a acuerdos participativos que cuenten con el apoyo de la sociedad civil en todas sus expresiones; ya que tal desafío debe enfrentarse contemplando la diversidad a la interna del departamento, y en consideración de la situación particular de cada territorio, sector, y grupo social. De esta manera, los aspectos a plantear en un proceso de diálogo por el empleo departamental de esta naturaleza son abordados a través de múltiples dimensiones: territorio, actividad productiva y focos temáticos a trabajar.


Trabajo Decente

Un Acuerdo Departamental por el Empleo y la Formación Profesional, es un esfuerzo de los actores para definir las prioridades relativas a la promoción del Trabajo Decente en el territorio y las políticas y acciones vinculadas a ellas. En su versión final, es la expresión de un acuerdo entre gobierno, organizaciones de empleadores y de trabajadores y de otras instituciones relevantes (del Estado y de la sociedad civil). Las prioridades allí establecidas son una derivación de las demandas locales, y están orientadas a la resolución de problemas específicos en el ámbito del trabajo, mediante metas claramente establecidas. Debería incluir también acciones planificadas, a efectos de cumplir con las metas establecidas, y tomando en cuenta las capacidades institucionales y presupuestales disponibles localmente (aunque su origen pueda ser nacional). Dicha planificación no abarca solamente la enumeración de acciones a realizar, sino también, los plazos, las responsabilidades por su ejecución, así como indicadores que permitan medir y monitorear los avances registrados con relación a las metas. De esto se desprende que el proceso de diálogo y la concertación de recursos y esfuerzos no finalizan con la firma del documento donde se plasma la Agenda acordada. Antes bien, el proceso participativo que permite su elaboración, continúa después mediante el cumplimiento de los compromisos asumidos por los actores, así como en el monitoreo y eventual ajuste de la planificación. Se trata de una agenda para avanzar mediante acciones concretas, con el fin de acercar lo más posible el objetivo del Trabajo Decente.