Noticias

Ver todas

La Auditoría fue contundente: deudas, desvío de fondos y desfinanciamiento

2 junio, 2016

“Durante los últimos 10 años la intendencia se endeudó a razón en 500.000 dólares por año”.

“Se trata de cumplir con un compromiso de campaña”, así comenzó la presentación del informe de la Auditoría Externa que hicieron hoy el Intendente Oscar Terzaghi y equipo.

La Empresa Grant Thornton Uruguay entregó el informe final, aunque se van a remitir ampliaciones de algunas informaciones. Porque en esto se continúa trabajando como forma de transparentar la función pública. En términos generales el cambio de Administración Departamental que eligió la gente ha sido tras 10 años de total desorden administrativo, con desvío de fondos, endeudamiento, y desfinanciamiento.

Fueron 6 las áreas auditadas, sobre las cuales las dudas e incertidumbres comprueban lo que se presumía, en todas hay errores, y descontrol, algunos bastante groseros, que por ejemplo ante la falta de un Inventario- nunca se entregó esta herramienta- no se sabe ni lo que se tiene. Esto habla de una inadecuada gestión anterior, y que incluso puede haber provocado robos, pérdidas, uso indebido de los bienes, abriendo un montón de interrogantes. Ejemplo cuando se comprueba que un ex jerarca se llevara para uso particular una notebook y un celular, que al momento de irse no entregó.

“¿Cuántas cosas andarán por ahí que son propiedad de la IRN?” se preguntó Terzaghi.

Los RRHH derivan en el informe del auditor de que un 90% ingresó por designación directa, sin concurso ni sorteo, “es decir, a dedo”. Pero además se verifica la ilegalidad de ingreso de personal meses antes de los períodos eleccionarios, en 2015 al igual que en el anterior 2010.

En cuánto a obras se tomaron dos como objetivo del análisis (GT), Teatro Young y Parque Liebig’s. En el primero se gastaron más de $ 700.000 de lo presupuestado inicialmente. Y en el escenario deportivo más de US$ 100.000. Además del excesivo tiempo producto de la falta de planificación, criterio y control. En la cuantificación que hace la auditoría “el presupuesto y tiempo son excesivamente mayores al estimado originalmente”. Existe una desviación de 152.000 dólares, es decir ese dinero se gastó de más, y además “todavía se están pagando proveedores de esas obras ya inauguradas”.

Descontrol, desviación de fondos, y “falta de elementos producto del desorden por falta de legajos de obra”.

El auditor entregó también la opinión sobre los “convenios 2008”…“han sido convenios suscritos por los contribuyentes autorizados por la Dirección de Hacienda”. Que vulneran la previsión legal, por una Norma NO vigente. Se trata de 249 convenios mediante una Norma Ilegal, una cifra de más de 75 millones de pesos. “La Constitución determina la potestad de la Junta Departamental para el régimen de regularización de adeudos”. Y se firmaron sin autorización del Legislativo, el Intendente- ex intendente- prolongó el plazo de vencimiento para convenios- por qué o para qué -. “Flagrante ilegalidad de ese proceso”. ¿Se intentó beneficiar a alguien?… “se hicieron de manera ilegal” fue la repuesta.

Fideicomiso: “El peor negocio en la historia de Río Negro”. Frase que ya el intendente Terzaghi ha pronunciado, la cual se reafirma de forma contundente con el resultado de ésta Auditoría. “Todo mal”.

 El Fideicomiso por la CIR no ha sido legal, no contó con los 3/5 de aprobación de la Junta Departamental, no cumplió con los mecanismos necesarios, “fue lisa y llanamente un préstamo”. Cuyo mecanismo de negociación resultó demasiado inoportuno. Se podría haber recurrido a otros mecanismos, a otros medios de financiación en Bancos de plaza por ejemplo. Lo números son tan inconvenientes que la IRN entregó títulos ejecutivos por más de 5 millones de dólares a cambio de 1 millón. “el peor negocio en la historia del dpto. de Río Negro, fue el Fideicomiso de la Contribución Rural” dijo el Intendente Óscar Terzaghi.

También fueron analizadas las Compras de la IRN. De 20 transacciones entregadas, la Auditoría analizó 14, y más del 60% han sido irregulares. Fuera de sistema, sin posibilidad de avanzar en saber cómo y por qué al no haber comprobantes, y al no respetarse los procesos de compra. E incluso por contratación directa por más de 2 millones de pesos, “como se hizo con Gofinal”.

Aún hoy- ayer- siguen apareciendo proveedores queriendo cobrar. Apareció una Empresa Capitalina, con remitos de mercadería, que incluso se podrían haber comprado aquí en la ciudad, sin orden de compra ni factura por unos 95 mil pesos.

Ahora comienza otra etapa, “con nuestro equipo de asesores en jurídica para saber qué pasos hay que dar, como continuamos, siempre en busca de la transparencia y eficacia en la Gestión Pública”.