Noticias

Ver todas

Tenencia Responsable de animales, criaderos de aves, zoonosis, Leishmaniasis

7 noviembre, 2016

Dra. Sylvia Ibarguren: “preocupación, trabajo, y determinación”.

La Directora de Higiene y Bromatología de la IRN explicó que la denominada Ley de Tenencia Responsable de Animales incluye a todos los animales: “Animales de compañía, de producción, y para cada tipo de animales, según su finalidad, los cuidados y la responsabilidad son diferentes”.

Sin embargo, expresó que lo que está provocando problemas es, específicamente, lo concerniente a los perros: “Es un problema a nivel nacional, un grave problema en el medio rural donde los estragos que hacen los canes en el ganado es tremendo; y también los problemas en la población, los perros en la vía pública donde generan accidentes de tránsito, mordeduras, donde generan un problema higiénico”.

La Jerarca destacó a la falta de una tenencia responsable de animales, como el principal problema y detalló el contenido del concepto: “El tenedor, la persona propietaria de ese perro se tiene que responsabilizar por él en todos los sentidos. Está bueno tener un animal que nos haga compañía, que sea incondicional con nuestros hijos pero también tenemos que saber que tenemos ciertas responsabilidades y la principal es que el perro no puede estar en la vía pública suelto”. Para poder acceder a los espacios públicos el animal debe estar debidamente contenido, con collar y correa.

Ibarguren informó que se ha dispuesto una estructura que ya está funcionando a nivel nacional que es la COTRyBA (Comisión Nacional de Tenencia Responsable y Bienestar Animal) y sus respectivas CODETRyBAS (Comisión Departamental de Tenencia Responsable y Bienestar Animal). Advirtió que si bien en Río Negro esta comisión aún no ha sido constituida, se ha avanzado mucho en ese sentido y en breve estará funcionando. Agregó que la descendencia de estos animales también es responsabilidad del propietario, por lo tanto éste debe controlar la reproducción de su mascota o atenerse a las consecuencias. En otras palabras, el amo debe buscar un hogar para los cachorros o hacerse cargo de su crianza. Lo que no se puede hacer, en ningún caso, es abandonarlos en ninguna parte, ya sea en espacios públicos ni en las cercanías de “protectoras”.

Otro camino aludido por la Jerarca es el de la denuncia. Cualquier vecino puede hacer denuncias por maltrato animal, sea este en la forma que sea. Para esto, se puede acudir a cualquier comisaría o bien canalizarla a través de una simple computadora ingresando a la página del Ministerio de Ganadería, donde se puede acceder a la Comisión de Bienestar Animal y, ahí mismo en forma on line, se puede realizar la denuncia.

Con respecto a los criaderos de aves, Ibarguren explicó que por un decreto Dptal. del año 2006, éstos están prohibidos en áreas urbanas y sub urbanas, restringiéndose sus enclaves exclusivamente a áreas rurales. Las razones de esta normativa se encuentran en la prevención de enfermedades, muchas de las cuales son identificadas como zoonosis. Los criaderos de aves son sistemas productivos y, como tales, tienen sus zonas determinadas para desarrollarse; por lo que el alcance del decreto inhibe a cualquier vecino a tener si quiera una gallina en cualquier lugar delimitado dentro de una ciudad o pueblo.

A propósito del tema Zoonosis, la Directora de Higiene y Bromatología discurrió sobre la leishmaniosis, una enfermedad que es un protozoario, la Leishmania. Ésta es transmitida por una especie de mosquita que tiene mucha avidez por la sangre del ave y se desarrolla muy bien en ambientes húmedos, sombreados y con mucha materia orgánica como son los gallineros. “Entonces, si el vector prospera muy bien en esos ambientes, si tenemos el parásito que produce la enfermedad que es la leishmania y tenemos el perro que es el huésped habitual de esta enfermedad, se dan las tres condiciones para que esa enfermedad se transmita y se disperse a lo largo del tiempo, lo que se transformas en zoonosis que significa que termina contagiándose a seres humanos”.

Los síntomas de esta enfermedad son variados y poco visibles tanto en perros como en seres humanos. Los perros pueden presentar problemas a nivel de la piel hasta problemas renales o manqueras, ya que afecta a las articulaciones, pero nada específico ni determinable. En humanos los síntomas pueden confundirse con los de la gripe o gastroenteritis.